La Asociación de Sumilleres de Bizkaia organizó en el bar Itxas-Bide de Deusto una estupenda presentación de los vinos de la bodega Dehesa del Carrizal (www.dehesadelcarrizal.com), de Ciudad Real. Ollala Elorriaga, presidenta de la ASB-BSE, presentó a Juanjo Tarud, director comercial nacional de la citada bodega. Tengo que agradecer a Olalla y a los demás miembros presentes de la ASB su invitación. 

Lo cierto es que fue una estupenda velada y una gran oportunidad de probar los diferentes vinos tintos que se elaboran en esta bodega situada en los Montes de Toledo.

El elenco que tuvimos en nuestras copas para catar fue más que notable:

MV 2011 y 2012

Syrah 2012 y 2013

Cabernet Sauvignon 2000 y 2012

Petit Verdot 2012, 2013, 2014 y 2015

Colección Privada 2012 y 2013

Syrah Vendimia Tardía 2005

En la presentación, Juanjo nos dio algunos datos sobre la bodega. Dos cosas que llamaron mi atención son que el año 2012 fue el último año de Ignacio de Miguel como enólogo y a partir de la siguiente añada es Miguel Angel Benito quien se ocupa de elaborar los vinos. No tengo el entrenamiento suficiente para diferencias no tanto la añada como la diferente mano elaboradora, pero hay que llegar a todo en algún momento. En eso estamos. También comentó Juanjo que cada parcela tiene una variedad plantada y la vinificación se hace por parcela y también por variedad. A destacar también que recientemente han quitado las cepas de Tempranillo y Merlot por ser variedades de ciclo más corto que las demás.

20160614_205113Metidos en faena, empezamos por los dos MV, vinos elaborados con diferentes porcentajes de Merlot, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Syrah en las dos añadas catadas. El 2011 tiene 14 meses de barrica mientras que el 2012 tiene solo 10 meses. El 2011 me resultó un poco vegetal, más verde, con algo más de madera y taninos más marcados que el 2012. Éste tenía algo más de fruta en nariz y era más cálido.

Los Syrah pasan un tiempo en depósitos de hormigón y luego van a fudres de segundo uso para su crianza. Aun así, me parecieron ambos más potentes de lo que debería ser esta variedad en mi opinión. La Syrah me gusta mucho, pero me gusta que esté más equilibrada, no tan 20160614_205127desbocada. Quizá estos dos vinos son demasiado jóvenes todavía y necesitan más botella. De hecho el 2013 todavía no está en el mercado. El 2012, al igual que el MV, tenía toques vegetales. En boca me resultaba ligeramente afinado y cálido, algo más redondo que un 2013 muy recio en nariz y con mucho alcohol. Toques de fruta negra y con más cuerpo y taninos más marcados que el 2012.

Aquí probamos el primer Cabernet, el 2012. La verdad es que muy en la línea de lo que habíamos probado hasta hora y algo alejado de lo que me gusta encontrarme en un 20160614_205142Cabernet. Taninos potentes, ciertamente astringente, algo elegante y con un recorrido largo y amargo que le sentaba bien.

A continuación vertical de Petit Verdot. Tenía mucha curiosidad por probar este vino, ya que no es una variedad que se encuentre fácil y en algunos casos los vinos son bastante caros. Teníamos 2012, 2013, 2014 y 2015, con 15 meses de barrica, 13 meses y 12 meses respectivamente los tres primeros y todavía en barrica el 2015. Los dos primeros me resultaron muy tánicos y con toques vegetales. 20160614_193619El 2014 tenía algo de mentolado y notas florales, y quizás anisado, diferente a los dos anteriores. Pero había algo en él que me resultaba extraño aunque no llego a saber qué era lo que notaba, pero no acababa de convencerme. Sin embargo, el 2015 me pareció impresionante. Muy afrutado, con toques a golosina, bastante equilibrado y sin la potencia tánica de los anteriores. Largo recorrido y con un postgusto amargo bastante agradable. Hasta el momento, el vino que más me gustó y por mucho, de todos los probados.

20160614_205037Seguimos por las dos añadas del Selección Privada, 2012 y 2013. Coupage de Syrah, Cabernet, Petit Verdot y Merlot con 16 meses de crianza en el 2012, y 40% de Syrah, 40% de Petit Verdot y 20% de Cabernet para el 2013. El primero resultaba tánico y elegante, el segundo más potente en nariz y ciertamente astringente.

Y llegó la estrella de la noche. Un magnum de Cabernet Sauvignon de 2000. La verdad, impresionante. 20160614_205230Juanjo lo dejó para el final con gran acierto. Con toda la tipicidad de la cabernet, ese toque ácido más que correcto en nariz y boca, con un color que reflejaba el paso del tiempo pero no 16 años. Un vino muy rico.

Después, la nota dulce de la velada: Syrah Vendimia Tardía 205. Un vino que se ha elaborado solo un año y 20160614_205257que resulta muy agradable. 12 meses de barrica, muy rico y equilibrado con un toque amargo muy rico.

Como resumen diré que disfruté mucho de esta cata, de la compañía y sabiduría de 11 sumilleres, de las palabras de Juanjo Tarud y de los vinos. Aun así, me hubiera gustado notar más diferencia entre variedades. Entre añadas de la misma variedad se notaba la diferencia, pero a veces entre diferentes variedades no había tanta diferencia en mi opinión como entre añadas. También me parece que en general los vinos necesitan algo más de tiempo para afinarse en botella.

IMG_7199

20160614_202543