Barbarot, el proyecto de Bárbara Palacios en Rioja

6851

Tú que me lees ya sabes que me apasiona el Merlot. Veo Merlot en una etiqueta y ya quiero probarlo. Sobre todo si viene de algún elaborador de garantías. Para mí el Merlot es una vara de medir. Si alguien hace un mal Merlot, que no cuente conmigo para lo demás. Y así estaba un día hablando con Eduardo y me habló de un Rioja que tiene Merlot. Y dije: “Merlot?”, ”Rioja?”.. “Venga ya!!…” Pero resulta que sí. La DOC permite incluir algo de Merlot en el vino siempre que sean viñedos experimentales amparándose en una ley de 1990, cuando se plantaron variedades foráneas tintas con el fin de estudiar su adaptación al suelo riojano, y siempre que no supere el 15% del total del vino. Bárbara tuvo la suerte de recibir esta parcela cuando comenzó a trabajar la viña de su padre. De familia vinícola de esas de toda la vida, Bárbara se pudo en marcha y se marchó a estudiar un BTSA (Técnico Superior Agrícola) en Bordeaux y después un DUAD (Diploma Universitario de Aptitud a la Degustación) de la Universidad de Bordeaux.

Entonces se dedicó a coger experiencia por el mundo, desde Francia hacia California y Australia y Nueva Zelanda. De ahí, Chile y Argentina. Desde 2005, empezó a hacerse cargo del viñedo familiar, alternando con viajes al hemisferio sur para aprender de las distintas vendimias, todavía sin tener aún bodega propia. Fue en 2008 cuando se decidió por tener sus propias instalaciones. No todas las cosechas fueron embotelladas. Sólo aquellas que presentaban la calidad suficiente: 2005, 2006, 2007, 2009 y ahora podemos encontrar en el mercado 2011, todas con una producción de menos de 2.000 botellas. En 2012 y 2013 no hubo cosecha, si bien se elaboró, y ya en 2014 volvió a por todas.

Apasionada por este viñedo, Bárbara lo recorre y observa dividiendo la parcela en diferentes partes en función de su calidad. La parte que prefiere tiene la roca madre a no mucha profundidad respecto al resto de la parcela, donde la profundidad es mayor. Esto hace que las cepas se esfuercen más por conseguir nutrientes del suelo, y la consecuencia es que las uvas tienen mayor calidad. Estas cepas tienen algo más de 26 años, mientras que acaba de plantar una pequeña parte con cepas de Tempranillo.

También posee otro viñedo cercano de Tempranillo. De estas dos parcelas, de suelo arcilloso-calcáreo y con piedras aquí y allí, elabora su vino Barbarot. Es un Rioja que no se distingue por tener en la etiqueta palabras como Crianza o Reserva, sino por ser un vino hecho a su gusto. Y eso es lo que importa.

Decíamos que tras 2011 la siguiente añada que ha elaborado es 2014. De esta añada no tiene tampoco muchas botellas, si bien más que de la 2011, debido a que en la época de vendimia fue bastante complicada y se tuvo que hacer una gran selección, por lo que Bárbara decidió que era mejor hacer vino de las uvas de más calidad. De ahí salieron unas 4.500 botellas. Este vino sigue todavía en barricas de roble de segundo uso, y según nos comentó, está a punto de ser embotellado. Le quedarán unos meses de botella para salir al mercado, si todo va bien, en otoño de 2017. Y decimos si todo va bien porque Bárbara ya tiene pedidos esperando y parte del vino irá camino de Inglaterra y Canadá, entre otro países.

La añada 2015 también está descansando en barricas, aunque en este caso no esperará tanto como el 2014 sino que pasará a botella poco después de que lo haga el 2014. En su opinión, el vino ya está prácticamente hecho.

Por su parte, el 2016 está en los depósitos de 10.000 litros de acero inoxidable. De éste espera sacar unas 10.000 botellas al mercado, un gran salto desde esas poco menos de 2.000 a 4.500 a 10.000 botellas.

Una vez de vuelta en la nave tras el viñedo, tuvimos ocasión de probar el Tempranillo y el Merlot de 2016. De momento están en depósitos separados y se ensamblarán cuando les toque pasar a la barrica. Ahora, el Tempranillo está cogiendo su color y está sabroso. Bien de acidez y con un buen cuerpo. El Merlot tiene una acidez elevada y se nota su tanicidad. Después probamos el Barbarot 2011. Un vino elegante, que se deja beber muy a gusto y por suerte para uno no tiene esa tipicidad de Rioja. Está muy bien acabado. Para terminar nuestra cata, probamos un poco de una barrica que tenía el Barbarot 2014. Muy rico vino.

Bárbara está integrada en el colectivo Rioja’n’Roll, junto a otras bodegas de Rioja: Alegre Valgañón, Sierra de Toloño, Laventura, Oliviere Riviere, Artuke y Exopto. El objetivo de este colectivo es hacer vinos con la idea que mencionábamos de Bárbara, vinos que muestran el alma de los elaboradores sin tener que limitarse a las clasificaciones tradicionales de vinos de Rioja.

En breve hablaremos con Bárbara sobre su filosofía viticultora.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.