Hace varios meses hablábamos de que cuando se viaja por el mundo del vino se llega a conocer a personas muy agradables. Cuando tienes la oportunidad de encontrarte con ellos en su medio de vida, en su entorno de trabajo, en la mayoría de las ocasiones te dan lo mejor de sí mismos. El año pasado tuve la oportunidad de visitar uno de los mayores bodegas de propiedad familiar de Friuli-Venezia Giulia en Italia. La familia Felluga es propietaria de dos fincas situadas en el corazón de la zona de Collio: Marco Felluga en Gradisca d’Isonzo (donde poseen o controlan 100 hectáreas de viñedos) y Russiz Superiore en Capriva del Friuli (donde su patrimonio incluye 100 hectáreas, 50 de las cuales están dedicadas a viñedos, y donde también han abierto un Relais). Escribí un artículo sobre ellos y posteriormente una entrevista con Roberto, el hijo de Marco, quien ahora está a cargo de la elaboración del vino en ambas bodegas y también es quien dirige la compañía.

En la segunda mitad del siglo 19, la familia Felluga, encabezada por Giovanni Felluga, comenzó a producir vino como un negocio secundario de su pequeño hotel situado en Istria. Después fue su hijo Marco quien decidió concentrarse en la producción de vino y trasladó la familia a Grado, desde donde más tarde Giovanni, el hijo de Marco, los trasladó al Friuli, a la región del Collio, que fue una de las primeras áreas en Italia en recibir la designación de DOC en 1964.

La cuarta generación de la familia Felluga es otro Marco, quien se hizo cargo de la compañía en 1956 hasta que entregó las riendas a su hijo Roberto. Marco ha cumplido 90 años recientemente y por esta razón, la familia organizó una gran fiesta de celebración en las instalaciones de Russiz Superiore.

El evento fue simplemente fabuloso. La estrecha carretera que conduce a la finca estaba iluminada por velas y un saxofonista nos daba la bienvenida con unas canciones. Una vez allí, había que registrarse en una mesa en la entrada para saber dónde tenías que sentarte para la cena. Había al menos 12 mesas, por lo que te puedes imaginar que el número de invitados fue amplio. A continuación había que pasar por un photocall junto a los anfitriones Marco y Roberto. El salón principal de la bodega estaba lleno de gente y en él se ofrecían un aperitivo y unos canapés. Para beber, el Marco Felluga Blanc de Blancs, un espumoso elaborado con Chardonnay y Pinot Grigio. Otra opción era el Russiz Superiore Pinot Bianco 2016.

Hora de la cena. Se sirvió en la sala de crianza de la bodega, donde había un buen número de barricas de roble en el centro de la estancia, mientras que el corredor que lo circunvalaba estaba ocupado por las mesa de la cena, cada una de ellas nombrada por uno de los vinos de la casa. En el centro también, un pianista deleitaba a dúo con el saxofonista mencionado deleitaban una velada muy agradable.

Cada uno de los platos del menú fue elaborado por distintos restaurantes locales y maridados con vino diferentes. No vamos a entrar en la fusión de comida, solo diremos que la misma estaba muy rica y sabrosa. Los vinos elegidos fueron el Marco Felluga Sauvignon para empezar. A continuación, dos vinos realmente maravillosos: Russiz Superiore Col Disôre 2005, elaborado con un Pinot Bianco, Tocai FriulanoSauvignonRibolla Gialla, y un sorprendente Russiz Superiore Rosso Riserva Degli Orzoni 2001, Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc. Nuestra nariz estaba atrapada en el interior de la copa del Col Disôre. Un vino increíble. Y el Rosso era sensacional como hemos dicho. Dos grandes vinos procedentes de dos muy buenas añadas.

En este momento llegó la hora de los regalos para el homenajeado. Un libro sobre su vida y su pasión por la vida y su vino, Marco Felluga Russiz Superiore UNA STORIA DI INTUIZIONI, presentado por su autor Walter Filiputti. Roberto presentó el vino Collio Bianco Gran Selezione 50/90, un vino especial elaborado para la ocasión. Su nombre hace referencia a los 90 años de edad e Marco y a los 50 años que la familia Felluga ha dedicado al desarrollo del vino en la zona de Russiz Superiore. El vino se lanzará al mercado con la añada 2018. Se entregó una botella de este vino a cada invitado, así como un ejemplar del libro.

El alcalde de Capriva del Friuli presentó a Marco el título de ciudadano honorario de la ciudad. Posteriormente unos discursos de miembros de la familia y del propio Marco. Fue entonces cuando llegó la tarta de aniversario, acompañada de un vino de postre, Russiz Superiore Horus, producido con Picolit, Sauvignon y Tocai Friulano.

Fue un verdadero honor ser parte de esta celebración con la familia Felluga y sus amigos. El evento fue muy agradable, la comida y los vinos fantásticos, pero eso no fue lo importante, sino tener la oportunidad de compartir el 90 aniversario de uno de los hombres que más ha contribuido con su pasión y su trabajo al desarrollo de la industria del vino en la región del Collio.

Tanti auguri, caro Marco!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartir
Artículo anteriorMarco Felluga 50/90 Birthday Party