Recientemente hemos hablado acerca de Arizcuren Bodega y Viñedos, una bodega situada en Quel, La Rioja, donde su propietario y enólogo Javier Arizcuren elabora dos vinos monovarietales: Arizcuren solomazuelo y Arizcuren sologarnacha.

Buenos días, Javier, y muchas gracias por tu colaboración. Cómo se pasa de una carrera como la de arquitectura a otra haciendo vinos?

Yo crecí en Quel, entre los viñedos de mi familia, así que me gusta decir que yo empecé a ser viticultor cuando mi abuelo me llevaba con él a las viñas siendo niño. Luego estudié arquitectura, mi otra pasión. De alguna forma el mundo del vino me fue llamando y orienté mi labor profesional al diseño de espacios del vino, no solo bodegas, también hoteles y restaurantes vinculados al fenómeno del enoturismo. Esto me permitió conocer a personas increíbles que despertaron mi interés por elaborar vino.

Haces dos vinos y un tercero está en camino, Finca El Foro. Por qué solo monovarietales?

Uno de los objetivos de mi proyecto es recuperar variedades minoritarias tradicionales de la Sierra de Yerga que ahora mismo son más minoritarias que nunca. Trabajar con vinos monovarietales me permite profundizar en las características de cada variedad para poder mostrar todo su potencial.

Cómo será este Finca El Foro?

El Finca El Foro será mi primer vino de parcela. Se trata de un coupage de todas las variedades que hay plantadas en un viñedo de más de 50 años y menos de una hectárea de superficie: Tempranillo, Garnacha, Mazuelo y Viura.

Veremos un Graciano 100%?

Sí, pero habrá que esperar todavía unos años. Mi primer Mazuelo salió al mercado después de 5 años de elaboraciones que me permitieron llegar al vino que yo quería hacer. Con el Graciano voy a empezar a trabajar el próximo año, así que supongo que será después de 2020 cuando veamos el Arizcuren Solograciano.

Qué buscas con cada uno de ellos?

Con los monovarietales, tal y como decía anteriormente, hacer vinos que expresen una variedad en un lugar muy concreto, la Sierra de Yerga. Con los vinos de parcela, profundizar en el concepto de “lugar” que se emplea en arquitectura y que sería el lugar físico, pero englobando la historia, las costumbres, la tradición constructiva, etc…

Ese concepto de “terroir extendido” quedará recogido en mi primer vino de parcela en el que intento expresar el suelo, altitud y clima, pero también una forma de cultivar muy antigua y totalmente perdida, consistente en plantar en la misma parcela diferentes variedades para hacer un coupage en la viña. Eso será el Finca el Foro.

Para la crianza usas bocoyes de 500 litros de roble americano y francés de tostado medio-suave. Por qué este tamaño y no las clásicas barricas de 225 litros?

Uso fundamentalmente volúmenes grandes porque me permite trabajar los vinos dando protagonismo a la fruta por encima de la madera. Se trata de volver a utilizar la crianza en barrica fundamentalmente para estabilizar los vinos, no tanto para darles sabor a madera. En esta línea, estoy haciendo micro elaboraciones en tinaja de barro para conseguir ese efecto de estabilización por micro oxigenación a través de los poros del barro, pero casi sin aporte de aromas ajenos al vino.

Mazuelo y Garnacha. Cómo trabajas con cada una de ellas para hacer el vino?

De forma similar en el viñedo, bajas producciones en torno a 4500 kg/ha, y mucho trabajo en campo para garantizar la sanidad de los racimos al final del ciclo. Esto me permite elegir la fecha de vendimia buscando el estado óptimo de maduración. En la bodega ligeras diferencias; algo de vendimia entera en la Garnacha y nada en el Mazuelo, mas remontados en el Mazuelo y maderas específicas en la crianza para cada variedad.

De momento, producciones limitadas de ambos. Tienes planes de crecimiento? Más variedades quizás?

De la añada 2015 saldrán 3.800 botellas de Solomazuelo y 900 de Sologarnacha. Sí que tengo intención de ir creciendo, pero manteniendo la identidad. En cualquier caso, esto dependerá de los viñedos interesantes que pueda ir incorporando al proyecto en los próximos años. En 2019 saldrán al mercado 250 botellas del vino de parcela Julián, una viña de Garnacha de 120 años plantada a 750 m. sobre pie franco. Este tipo de viñedos y vinos son los que me interesan.

Has visitado varias zonas vinícolas, tanto en España como fuera. Qué te llamó más la atención y qué has traído contigo para hacer aquí?

De Italia o del Douro me quedo sin lugar a dudas con su trabajo con el paisaje del viñedo. Es algo en lo que tenemos que trabajar aquí y que yo voy haciendo poco a poco en mis viñedos. Por ejemplo cada año recolecto bellotas de encinas con mis hijos que luego sembramos en las zonas no cultivadas para recuperar el paisaje de monte mediterráneo que era propio de la Sierra de Yerga.

En Chile me impresionó su profesionalidad en el manejo del viñedo y su capacidad de innovación. En esa línea ahora mismo tengo en marcha un viñedo experimental que busca determinar la influencia que el sistema de conducción utilizado para manejar el viñedo tiene en la calidad final de uva obtenida.

Y de Francia no sabría ni por dónde empezar….

Donde disfrutas más tu trabajo, en el campo o en la bodega?

En el campo, sin lugar a dudas. En la bodega el trabajo es mucho más intenso, con mucho menos margen para el error. El viñedo es muy generoso en este sentido.

Qué estilo de vino te gusta beber cuando no estás trabajando?

Cualquiera que refleje de forma clara su origen.

Muchísimas gracias, Javier!!