Los Besos Que Te Robé 2015. Orly Lumbreras. Sierra de Gredos.

Fantástica la nueva añada de este vino. Tiene ese aspecto típico de los vinos de Gredos, en nariz me daba mucho a fruta roja y sobre todo eso que algunos llaman bajobosque. Unos aromas no a verde de que el vin esté poco hecho sino aromas de esos que ha yen un bosque. Muy fino en boca, no se notan nada los 15º que tiene, resultando un vino muy fácil de beber y muy rico. La nada 2014 me gustó mucho también, aunque aun es pronto para decir cual de las dos me parece mejor, pero la primera copa de este 15 me parece un pelín menos potente. Veremos en unos meses.

Romorantin 2013. Puzelat-Bonhomme. Francia.

Un blanco del Valle de Loira aunque con denominación Vin de France, muy rico y muy sorprendente. Quizá por buscarle una similitud diría que me recuerda un poco a un Chenin Blanc. Con una nariz bastante agradable y sin demasiada carga aromática, en boca entraba primero con una acidez brutal, aunque luego iba limándose un poquito. Muy rico este vino.

Botani 2013. Sierra de Málaga. Jorge Ordóñez & Co.

Estupenda garnacha malagueña. Esto es lo que me gusta. Mucha fruta al principio, tanto en nariz como en boca, toques agradables de madera en nariz que van abriéndose y ofreciendo una vainilla muy agradable. Bien de cuerpo en boca. Un vin muy rico sin duda. Eso si, los 16º no se notan en la copa, pero al cabo de un rato sí se aprecia.

KΠ 2014. Daniel Ramos. Sierra de Gredos.

Expectante ante este vino, ya que no había probado antes un vino criado en ánforas. Sauvignon Blanc 100%, ya al servirlo me llamó mucho la atención el color dorado intenso que tenía, nada que ver con un vino blanco de 2014. En nariz espectacular, una potencia aromática tremenda y en boca un cuerpo y una intensidad   impresionantes. Nada que ver con otro vino que hubiera probado con anterioridad. Un toque amargo muy rico y un recorrido bien largo. Un vino muy sorprendente. Y lo mejor es que en agosto visitaremos la bodega.

Luberri 2015. Bodegas Amestoy. Rioja.

Un maceración carbónica que nunca falla. Junto con R. de Rémirez De Ganuza, A mi manera de Benjamín Romeo y Eneas de Muga, es de esos que sabes que siempre va a estar rico. Muy bien de golosina roja y negra, mucha fruta en boca y ese toque amargo que perdura. Y si lo bebes fresquito, mejor que mejor. Que no se acabe nunca.

En la comida que festejamos en Bodega Cigaleña de Santander tuvimos ocasión de probar tres vinos:

MirabrásBlanco fermentado en bota 2014Palomino 100%. Bodegas BarbadilloVino de la Tierra de Cádiz.

Un vino que me sorprendió gratamente. Fino y elegante, muy agradable de beber, con una nariz muy fina y en boca bastante equilibrado. Al final voy a acabar apreciando este tipo de vinos.

Domaine de Montbourgeau 2011Chardonnay 100%L’Etoile ACJuraFrancia.

Un Chardonnay del sur de Francia elaborado bajo lías. Muy, muy agradable, sin aristas. Se dejaba beber de miedo.

Milan Nestarek 2012. Klasika Zweigelt 100%República Checa.

Muy curioso este vino checo. Ligeramente ácido pero muy agradable en boca.

Estos tres vinos ofrecidos por Andrés Conde resultaron muy buenas elecciones por su parte.

Beaumont Chenin Blanc 20015Walker Bay South Africa.

Velada fresquita en la terraza y esta Chenin estaba muy bien, fresca también, muy afrutada, sobre todo a eso que los entendidos llaman fruta de hueso, especialmente albaricoque. Luego daba unos toquecillos agradable en boca a mantequilla, bien untuoso. Aun así, nada que ver con una Chenin de Francia, pero muy agradable y muy fácil de beber.

Hacienda Monasterio Crianza 2012. Ribera de Duero.

Ya lo había probado el mes pasado y este mes me ha parecido de nuevo soberbio. Fruta negra, espléndido de  acidez y taninos, nada de madera presente, muy sedoso en boca, con un cuerpo y boca impresionante. Un gran vino.

Pouilly-Fuissé 2010. Chardonnay 100%Bouchard Père & Fills. Château De Beaune, Côte D’Or. Bourgogne.

Excelente Chardonnay de Borgoña. Aromas a fruta blanca, sobre todo albaricoque, muy fino y equilibrado, tanto en nariz como en boca. Un vino genérico y a la vez francamente rico, pero más que nada por la elegancia que lo caracteriza. Un postgusto amargo basta te agradable y persistente. Gran elección, sin duda.

Casona Micaela 2015. Albariño y Riesling. Bodegas Casona Micaela, Vino de la Tierra Costa de Cantabria.

Un vino que me da la sensación de que aún le falta mucho. La Albariño es demasiado persistente y no se nota lo que puede aportar la Riesling. El vino me resulta algo tosco, por decirlo de alguna manera. No le encontré nada particular.

Gold Label Chardonnay 2001. Francis Coppola Diamond Series. Napa Valley. USA.

Tremendamente dorado este vino que por desgracia, ya había pasado su buen momento. Al principio resultaba agradable en boca, pero rápidamente perdió lo bueno que le quedaba para ser un vino acabado. Una pena.

Verónica Salgado Tinto Joven 2014. Tinta del País 100 %. Ribera de Duero.

Sigue siendo fantástico este vino joven. 6 meses de barrica y 100% Tinta del País, la obra de Verónica es fenomenal. Aromas a frutas rojas como cerezas y frambuesas, una madera muy fina que le da un toque a tostados diferente a otros vinos. En boca muy equilibrado y gustoso, con la carga frutal y la madera muy suave que hace que el vino se beba con mucho gusto. Lo bueno es que dentro de poco probaremos la añada 2015.

La Guita. D.O. Manzanilla.

Sin más. Estaba bien, pero he probado similares bastante mejores que éste. Pero está bien, hay que seguir probando y conociendo.