Recientemente hemos hablado de la merecida fama que la región de Friuli Venezia Giulia tiene de producir algunos de los mejores vinos blancos de Italia. Ya habíamos visitado a Azienda Agricola Castello Di Rubbia donde elaboran excelentes vinos con la Malvasía y Azienda Agricola Primosic donde hacen lo propio con la Ribolla Gialla. Por supuesto que ambos producen más vinos, tanto blancos como tintos, pero estamos encantados con los vinos que producen con las variedades mencionadas.

Es hora de seguir descubriendo más vinos blancos en la región y una de las variedades que sobresalen también aquí es la Pinot Grigio. Para esto, no hay mejor lugar que Tenuta Marco Felluga. Felluga es una familia propietaria de dos bodegas que elaboran excelentes vinos. No están lejos entre sí y cada una de ellas produce su propia línea de vinos, sin que una sea mejor que la otra, sino que por el contrario son dos estilos diferentes de bodega. Tenuta Marco Felluga se encuentra en Gradisca d’Isonzo, Gorizia y posee 100 hectáreas de viñedos repartidos por los pueblos de los alrededores, mientras que 15 kilómetros más allá se encuentra Russiz Superiore, en Capriva Del Friuli, Gorizia. Nuestro destino fue esta segunda bodega.

Russiz Superiore es una bodega construida al estilo de los Châteaux de Burdeos, con 50 hectáreas de viñedos rodeando el edificio principal, situado en la cima de una colina y donde además de albergar la bodega y un pequeño Relais, es también la residencia de la familia Felluga. El nombre de la bodega no se refiere a una cualidad de ser superiores o inferiores sino a las colinas en que se encuentra la finca, llamada así desde hace siglos. La familia Felluga tiene una tradición de más de 100 años. Marco Felluga, el actual patriarca, es la cuarta generación de la familia mientras que su hijo Roberto es quien gestiona ambas bodegas además de ser el enólogo jefe de ambas.

Durante nuestra visita, Camilla Manzato nos ofreció toda su gran hospitalidad. Visitamos la zona de depósitos de acero en un edificio auxiliar y luego pasamos a la casa principal. Accedimos a la parte interior de la colina a través de una gran puerta de madera protegida por un águila, el emblema de Russiz Superiore desde los tiempos del Imperio Romano. Aquí visitamos la sala de crianza y también una fantástica pequeña sala, el depósito de las antiguas añadas, donde se pueden encontrar botellas de cada cosecha producida aquí en los últimos 50 años. Camila nos dio mucha envidia al decirnos que dos semanas antes habían probado una botella de Russiz Superiore Collio Pinot Bianco 1985 y que era un vino excelente y totalmente vivo. Imagínate beber un vino blanco de más de 30 años de edad que se encuentra en su plenitud.

Luego subimos a la casa, donde junto a un fuego acogedor había una gran mesa de comedor. Este fue el lugar para nuestra cata de vinos. Pero antes de empezar, Don Marco y Don Roberto se unieron a nosotros para hacer de la cata un evento espectacular. Con cada vino que degustábamos, ellos daban notas de cata e información acerca de cada uno de ellos.

Camila hizo una gran selección de vino de Marco Felluga y Russiz Superiore, todos ellos DOC Collio. Comenzamos con el Marco Felluga Ribolla Gialla 2013. Tú que me lees ya sabes que me apasiona la Ribolla Gialla, y este Ribolla es realmente maravilloso. Afrutado, equilibrado y muy suave. Seguimos enamorados de esa variedad. Continuamos con otra variedad local, Russiz Superiore Friulano 2015. Una vez más, un gran vino. Muy joven, con una agradable acidez y una nariz frutal.  En boca muy bien, muy elegante. Estos dos vinos han sido criados sobre sus lías durante al menos ocho meses antes de ser embotellados.

Para el tercer vino continuamos con Russiz Superiore, esta vez el Sauvignon 2011. Un 15% de este vino fermenta en madera, mientras que el resto lo hace en tanques de acero. Un vino aterciopelado como los dos primeros, muy buena nariz y una boca carnosa y espléndida. Seguido vino la estrella de la noche. Un vino muy complejo con una increíble estructura. Marco Felluga Pinot Grigio Riserva Mongris 2013. El nombre Mongris proviene de la contracción de “monovarietal” y la palabra friulana para Pinot Grigio, Gris. El 30% del vino envejece en barricas de roble. Cuando se unen las dos partes permanece sobre sus lías durante dos años más. Asombroso vino, complejo y muy bien estructurado, como la seda y muy agradable.

Acabamos la cata con un vino tinto, Russiz Superiore Merlot 2013. Nos encanta la Merlot, y este es un gran ejemplo de un Merlot para disfrutar.

Marco Felluga elabora vinos blancos y tintos en ambas bodegas, algunos jóvenes y algunos Riserva. También un rosado y un vino dulce. La mayoría de ellos son variedades provenientes de cepas que producen alrededor de un kilogramo de uva. Producen un coupage muy especial: Collio Bianco Col Disôre. 40% Pinot Bianco, 35% Tocai Friulano, 15% Sauvignon y 10% Ribolla Gialla. La fermentación se realiza en toneles de roble de 15 a 30 hectolitros. El vino se cría sobre lías durante 12 meses y en botella un año más.

Marco Felluga es un productor que vale mucho la pena conocer y degustar sus vinos. Ambas propiedades producen grandes vinos y los vinos blancos son muy muy agradables.

Pronto hablaremos con Roberto Felluga sobre sus vinos y su filosofía enológica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.