Todos sabemos acerca de la influencia del suelo en el cultivo de la vid. Piedra caliza, arcilla, arena, pizarra, piedras… Cada tipo particular de suelo proporciona a la uva una estructura diferente. Sabemos que el suelo está vivo. Pero ¿qué sucede cuando el suelo sobre el que estamos no es el estilo típico que nos encontramos en otros sitios, sino uno donde podemos encontrar cenizas volcánicas y minerales expulsados por un volcán activo? ¿Cuál es el efecto de un suelo bajo el cual circula un río de lava y al mismo tiempo es uno de los viñedos más altos de Europa? ¿Cuál es el efecto de todas estas características en un vino? Para responder estas preguntas nos dirigiremos a Sicilia, a las laderas del Monte Etna, donde se encuentra la bodega Santa María La Nave.

Santa María La Nave (@LaNaveEtnaWines) es una auténtica bodega familiar en el Monte Etna, propiedad de Sonia Spadaro y su marido. Su filosofía de elaboración es ser respetuosos y apasionados por el terruño y las tradiciones locales. Tienen dos pequeños viñedos: uno en el lado noroeste del volcán a 1.100 metros sobre el nivel del mar (uno de los viñedos más altos de Europa) y otro en el lado sureste del volcán Etna.

Sólo producen dos vinos de alta gama con varietales locales. En el viñedo a 1.100 metros producen desde 2004 en pequeños lotes Millesulmare (Sicilia Bianco DOC), un vino blanco muy especial de una variedad de uva local y antigua llamado Grecanico Dorato, (también conocida como “Coda Di Volpe“). Esta viña es el resultado de una selección masal que duró 15 años, de vides antiguas y abandonadas. Este es un vino que transmite emociones y las particularidades de un territorio único en el escenario vitivinícola mundial. La Greganico es una varietal muy antigua en Sicilia y los estudios han demostrado que se relaciona con la Garganega en el Veneto y la Malvasia de Manresa en Cataluña (España). El número de botellas de este vino es de alrededor de 3.200.

También producen Calmarossa, un elegante y pleno vino tinto elaborado con Nerello Mascalese y Nerello Cappuccio bajo la denominación Etna DOC, con uvas del lado sureste del volcán. El Nerello Cappuccio, también conocido como Nerello Mantellato, debe su nombre a la forma de sus hojas, como una manta para proteger la uva. El número de botellas de este vino es de alrededor de 2.000.

Esta cantidad de botellas se refiere a la cosecha de 2014. En el año 2015 Millesulmare tendrá menos botellas porque han utilizado parte de las uvas para la elaboración de un vino espumoso verdaderamente especial. Para 2016, pretenden producir alrededor de 4.000 botellas de cada etiqueta.

Hace unos años, Sonia producía el vino solamente para la familia y unos amigos pero un día, después de recibir muchos elogios de diferentes sommeliers, decidieron empezar a distribuirlo. En pocos meses sus vinos fueron incluidos en la carta de vinos de restaurantes muy prestigiosos en Italia y también han sido apreciados por distintos sommeliers y bloggers. El Millesulmare ha sido seleccionado para el menú del vuelo del Papa Francisco durante su viaje a América del Sur en julio de 2015. Recientemente Sonia ha incorporó a su bodega un antiguo viñedo situado en un cráter, con las vides plantadas sobre cenizas volcánicas negras, una parcela muy impresionante de ver. Hay que remarcar que siguen la antigua tradición local en Etna de mantener los viejos frutales plantados en el medio de los viñedos.

La principal distinción sobre los viñedos de Santa Maria La Nave es su increíble biodiversidad. Tienen todo tipo de frutas y árboles y el viñedo en el lado sureste tiene un gran número de variedades nativas antiguas. Hay ciertas uvas que no han logrado identificar aún. Hay también unas condiciones de cultivo bastante especiales: un viñedo se encuentra en altitud extrema y el otro es increíblemente empinado. A partir de 2017, Sonia quiere producir un número limitado de botellas de uvas provenientes de una de las parcelas más antiguas cuyo origen es prefiloxérico, recientemente adquirido, pero por desgracia para nosotros, de momento no planea poner las botellas en el mercado. Parece que tendremos que esperar para degustar esta joya volcánica.

Buongiorno, Sonia y gracias por su colaboración. ¿Cómo la vida en una bodega tan cerca de un volcán activo?

Buongiorno Aitor, y muchas gracias por recibirme. Enhorabuena por tu blog, el cual sigo con mucho interés.

La elaboración del vino en un volcán activo es fascinante! En particular, el Monte Etna es un volcán muy especial, es el volcán activo más alto de Europa y está cerca del mar, de hecho el Etna ha surgido desde el mar en los últimos 600.000 años.

El Etna tiene una enorme influencia en muchos aspectos de la viticultura. En primer lugar hay una increíble diversidad de suelo, y hay aproximadamente 220 cráteres a diferentes altitudes en el Etna, creados en distintas épocas de su vida, lo que implica diferentes minerales y diferentes edades de los suelos. Por ejemplo, dos cráteres en el Monte Ilice y el Monte Rosso, a menos de tres kilómetros entre sí, el del Monte Rosso tiene un suelo rojo con un alto contenido de hierro, mientras que el del Monte Ilice (en el lado donde tenemos nuestro viñedo) tiene un suelo muy negro de arenas y cenizas volcánicas. Una pequeña distancia, pero la misma cepa idéntica en tales suelos diferentes produce vinos muy diferentes. También la altura y el lado del volcán tienen un enorme impacto en la viticultura: una cosa es cultivar a 200 metros sobre el nivel del mar en el lado sur este, y otra completamente diferente es cultivar a 1100 metros en el lado noroeste: es como cultivar en dos continentes diferentes!

Debemos tener también en cuenta otros tres elementos que hacen de este lugar un paraíso para enólogos: la increíble tradición en viticultura (tenemos una gran historia en muchos frentes, por ejemplo la forma de podar y plantar las viñas: el “alberello etneo“), el hecho de que estamos junto al mar, lo que influye en nuestras uvas, y también las increíbles variedades de uvas autóctonas: tenemos más de cuarenta uvas locales en el Etna.

Si consideras todos estos elementos, inmediatamente comprenderás por qué el Monte Etna es un lugar de singular variedad de terruños; es un lugar de gran diversidad, un lugar bendito para la práctica de la viticultura.

No tienes miedo de que una erupción pueda destruir tus viñedos?

Cuando naces y te crías junto a un volcán activo, tiendes a acostumbrarte a sus actividades. También consideramos al Monte Etna un buen volcán, es por eso que creemos que es una entidad femenina: lo llamamos “A Muntagna“. Pero si estudias las erupciones históricas y el nivel de destrucción que el Etna ha causado durante siglos, es muy probable que durante un largo período de tiempo (esperemos que mucho) el Etna seguirá destruyendo lo que el hombre ha creado en “sus” faldas, incluyendo los viñedos. Pero después, las primeras flores comenzarán a crecer sobre la lava fría, luego los árboles y que el ciclo de la vida comenzará otra vez. Hace unas semanas, vi Contrada Nave desde el avión durante el aterrizaje en Catania. No sé cómo se ha librado esta zona de las erupciones durante miles de años, la lava ha pasado muy cerca muchas veces! El Monte Ilice tiene menos de 1000 años, lo que en la vida de un volcán es pocas semanas de una vida humana: nada! Por el momento, sólo disfruto de los aspectos positivos del volcán: su increíble biodiversidad y fertilidad y las cenizas que llegan regularmente a mi viñedo, a lo que llamo abono gratis!

De dónde viene tu pasión por el vino?

Me encanta mi trabajo, tienes razón: es una verdadera pasión y no lo cambiaría por ningún otro trabajo. Como todas las cosas más bellas en la vida, esta pasión llegó inesperadamente. No había bebido vino hasta la primera cita con mi marido. Esa noche tuvimos una hermosa cena en Taormina, en un bonito restaurante, y mi marido (por supuesto no era mi marido entonces), pidió un vino blanco de Sicilia, lo probé y me encantó. Pocos años después era una sommelier titulada, productora de vino y una mujer felizmente casada. ¡El poder del vino… o el poder del amor!

Cómo son tus dos vinos?

 

¡Son totalmente diferentes y sin embargo tan parecidos! Son estructurados y ricos en minerales, pero al mismo tiempo ambos son vinos elegantes. Creo que son las dos expresiones verdaderas del Monte Etna. Pero no soy la persona adecuada para responder a esta pregunta, me considero la madre de estos dos vinos, y como madre, podría exagerar los valores y cualidades de mis hijos…

Los dos vinos son de dos diferentes DOC: Millesulmare DOC Bianco de Sicilia y el Calmarossa es Etna DOC.

Millesumare es un Grecanico Dorato “in purezza”, viene de una joya de viñedo a 1100 metros sobre el nivel del mar en el lado noroeste del Monte Etna, uno de los viñedos más altos de Europa. Es un vino de montaña, pero completamente enriquecido por la increíble estructura mineral que el volcán trae a la copa… La viña ha sido plantada después de una selección masal muy larga que duró quince años, de viñas muy viejas de Grecanico Dorato de pie franco abandonadas. No está claro cómo un antiguo agricultor seleccionó estos clones para traerlos a tal altitud en el Monte Etna. Fascina pensar que mi pequeña producción de Millesulmare, que ahora se bebe en muchos países del mundo, es el resultado de la elección muy extrema de un antiguo granjero creativo y un poco loco. Millesulmare es un vino muy flexible para el maridaje: pasta con pescado, ostras, tempura de calamares por nombrar unos cuantos, pero Millesulmare y sushi forman una pareja perfecta.

Calmarossa Etna Rosso DOC es un Nerello Mascalese 85% and Nerello Cappuccio 15%, es un vino vibrante, que desde mi punto de vista tiene elegancia y encanto, pero tiene también la generosidad y la vitalidad de mi encantador volcán! Algunos sommeliers maridan este Etna Rosso con quesos maduros y con carnes rojas. Inicialmente me veía influenciada por los mandamientos de maridaje que se estudian en la escuela de sommeliers, pero gracias a creativos sommeliers como Alessandro Zingarello y Paolo Arensi y del chef Denis Pedron de Langosteria 10, un restaurante de pescado muy prestigioso de Milán, he podido disfrutar Calmarossa con pescado crudo y también con ostras (mi pareja favorita actualmente).

Qué hace tus vinos diferentes de otros de Sicilia?

Hay muchos grandes vinos en Sicilia, también muy diferentes entre sí, que hacen que una comparación sea imposible. Si ves mis viñedos entenderás cuáles son las peculiaridades de mis vinos: ambos viñedos son lugares únicos, jardines de la biodiversidad, donde hemos intentado dejar intacto y mejorar donde sea posible el ecosistema, para proteger los árboles y las viñas viejas. En nuestro viñedo en Monte Ilice estamos haciendo mucho trabajo solamente para limpiar y luego levantar las viñas viejas, ya que para ciertas vides este trabajo llevará varios años (para evitar romperlos).

Mis viñedos son también pequeños oasis para los animales salvajes y los insectos. Si veo que un conejo o algunas abejas se comen algunas uvas justo antes de la cosecha, estoy triste porque tengo menos vino, pero al mismo tiempo estoy feliz porque entiendo que todo el sistema está funcionando. Y esto tiene un impacto enorme sobre el vino que encontrarás en la copa. Si proteges el medio ambiente alrededor de las vides, eliminas técnicas de viticultura incorrectas (monocultivos, plaguicidas y productos químicos pesados que matan el ecosistema y el suelo), las viñas viven en un ambiente mucho más sano y siguen los ciclos naturales y sus uvas no son los resultados de lo que impones en ellos sino en cómo un suelo vivo ha alimentado las vides durante el año, del tiempo, las lluvias, los vientos y en nuestro caso de las erupciones.

Además, si hablamos acerca de la singularidad y las diferencias con otros vinos, el hecho de que hemos abrazado la viticultura extrema en tan hermosos pero desafiantes viñedos hace que los vinos sean únicos. No hay tanta gente loca dispuesta a enfrentarse a los desafíos que nos enfrentamos todos los días en nuestros viñedos. Pero lo hacemos con verdadero amos por estos territorios y con un entusiasmo increíble…

Exportas tu producción a diversos países, sin embargo, se producen alrededor de 5,500 botellas por año. Seguro que tienes peticiones para muchas más.

Sí, es una producción tan escasa que las peticiones que tenemos son muchas más que el número de botellas que producimos. Sé que lo que voy a decir puede sonar completamente tonto y poco comercial, pero mi objetivo no es vender vino, sino vendérselo a la gente que puede entender y apreciar lo que hago. Así por ejemplo, en Italia por el momento estoy trabajando sin distribuidor, vendo mis botellas directa y personalmente. Intento explicar lo que hago a los restaurantes, los comerciantes del vino o los amantes del vino que piden los vinos. En el extranjero envío un montón de vino directamente a clientes privados, pero poco a poco estoy tratando de construir una pequeña red de importadores que compartan mis valores y están abiertos a dedicar sus esfuerzos a una pequeña bodega boutique en el Monte Etna.

El mundo del vino es un mundo hermoso, está lleno de personas que son apasionadas y curiosas: Cuando comencé a presentar mis vinos al mercado no tenía ni idea de cuanta gente maravillosa iba a conocer…

Tienes planes de expansión para el futuro?

Tengo sueños, pero no realmente planes de expansión. Mis sueños son muchos, el primer y más ambicioso es devolver al viñedo Monte Ilice el esplendor que tenía antiguamente. Tardará años, como ya he dicho antes, debemos levantar la mayoría de las viñas viejas y libres y limpiar las que habían sido abandonadas. También estoy tratando de restaurar la antigua bodega, que en Sicilia se llama Palmento. Está intacta, pero fue abandonada hace veinte años o más. Me gustaría almacenar allí todas las herramientas que tengo de la vieja bodega y una hacer especie de pequeño museo de la viticultura del Etna. También, como has mencionado, trabajo en el Método Clasico (1300 botellas) y en el Cru de Crus de las viñas más viejas. También estoy tratando de enumerar y describir en mi sitio web todas las variedades locales de uva que hay en mis viñedos: Lleva mucho tiempo, pero es un tesoro muy importante que debe ser protegido. Tantas cosas que hacer, pero este es un viaje increíble y maravilloso.

Qué estilo de vino te gusta beber?

Soy muy curiosa; Intento descubrir nuevos vinos. Me gusta el Sauvignon Blanc, Pinot Noir, pero también Passito di Pantelleria, Assyrtiko y Pedro Ximénez. Creo que si un vino está hecho con pasión, amor y alegría, esta alegría se muestra en la copa a la gente que bebe. Puedo sonar a ser una soñador, pero esto es lo que intento hacer cada día!

Fotos © de Santa Maria La Nave