La pasión es algo que puede encontrar a menudo en el mundo vino. Puede ser la pasión por un pedazo de tierra especial donde crecen las uvas, pasión por experimentar con diferentes métodos de elaboración o la pasión por perseguir tus sueños. Cuando todos ellos caen en el mismo lugar, encuentras historias como esta de Mary Novak.

En 1972 Mary y su esposo Jack se trasladaron a St. Helena, California, para criar a su familia. Encontraron una finca con viñas, la compraron y decidieron plantar más viñas para comenzar un nuevo negocio. La finca que compraron, Spottswoode Estate Vineyard, había sido propiedad con anterioridad de cuatro familias remontándose a la fecha de su creación en 1882. Los Novak eran la quinta familia llevándola y pronto se establecieron como productores de uva de gran calidad. Comenzaron a vender su producción a los propietarios de famosas bodegas como Joe Heitz y Chuck Wagner (Caymus Vineyards) y luego a otros, incluyendo a Dan y Margaret Duckhorn y John Shafer.

En 1977 Jack falleció y Mary decidió tomar las riendas de la empresa familiar. Cinco años más tarde, en 1982, llegó el momento de cambiar la dirección de la empresa. Mary dejó de vender sus uvas y comenzó a producir sus propios vinos. Se había fundado oficialmente Spottswoode Estate Vineyard & Winery y se hizo la primera cosecha del Spottswoode Estate Cabernet Sauvignon, cien años después de que la finca fuera fundada originalmente. El Cabernet es donde ponen toda su pasión y la variedad que muestra el alma de su terroir. Desde entonces, sus hijas Beth Novak Milliken, ahora Presidenta y CEO, y Lindy Novak, como Directora de Marketing Nacional, están a cargo de la bodega familiar.

Las 45 hectáreas de viñedos plantados están dedicadas principalmente a la Cabernet Sauvignon, con pequeñas cantidades de Sauvignon Blanc, Cabernet Franc y Petite Verdot. Elaboran principalmente tres vinos cada año: uno de los más emblemáticos Cabernet Sauvignon de Napa Valley: Spottswoode Estate Cabernet Sauvignon. Su denominación es St. Helena, Napa Valley y tiene un período de crianza de 20 meses. El segundo vino es otro Cabernet, producido en un número limitado de botellas: Lyndenhurst Cabernet Sauvignon. 73% de sus uvas son cosecha propia mientras que el restante 27% proviene de Darms Lane, Oakville Ranch, Knightsbridge y Young Inglewood Vineyards. Su denominación es Napa Valley. El tercer vino es blanco: el Spottswoode Sauvignon Blanc. Las uvas provienen de los viñedos de Spottswoode y también de Farina Vineyard, Hyde Vineyards, Ink Grade Vineyards, Pelkan Vineyards y Murray Vineyard. Esta amplia variedad de viñedos hace que la denominación sea Napa Valley 34% y Sonoma Mountain 66%.

Field Book es su área de experimentación. Producen anualmente un Syrah. La mezcla es Syrah 88% y Viognier 12% y las uvas provienen de viñedos de Griffin’s Lair Vineyard. Su crianza es en barricas de roble francés durante 16 meses. Su denominación es Sonoma Coast.

Para el lector español es de destacar que uno de los vinos que elaboraron en el Field Book en 2015 era un Albariño. Los viñedos se encuentran en la Rusty Gate Farm en Western Sonoma County y su denominación es Russian River Valley. Los vinos de Field Book son producidos en cantidades muy limitadas, normalmente menos de 1.600 botellas.

Spottswoode se convirtió en una de las primeras bodegas en introducir prácticas de agricultura ecológica. En 1985 adoptaron métodos de producción ecológica y en 1992 recibieron la Certificación de California de Productores Ecológicos (California Certified Organic Farmers, CCOF). Además de ser ecológicos, Spottswoode también cultiva su viñedo biodinámicamente. El enfoque holístico de Spottswoode también abarca la biodiversidad como forma de garantizar la salud energética de la viña. Para promover esta biodiversidad, se cultiva el viñedo usando cultivos de cobertura y la finca incluye criaderos de búhos, azulejos, golondrinas y abejas entre otros, y se mantienen durante todo el año los insectarios de la zona. La propiedad es también hogar de pollos y cabras, que contribuyen a la vitalidad de la finca.

Desde que los Novaks decidieron empezar a producir vino han tenido seis enólogos, cada uno de ellos aportando su experiencia para hacer de Spottswoode una de las primeras bodegas de Napa Valley en ser gestionadas por mujeres. Tony Soter fue el primer enólogo de la bodega y Spottswoode se convirtió en una fábrica de grandes enólogas, incluyendo a Mia Klein, Pam Starr, Rosemary Cakebread y Jennifer Williams. Gracias a todas estas personas y a su actual enólogo Aron Weinkauf Spottswoode ha permanecido fiel a su estilo de marca.

Pronto hablaremos con Aron Weinkauf sobre su filosofía de elaboración y lo que es tan especial en Spottswoode para elaborar estos vinos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.