Lo cierto es que me gustan mucho los vinos italianos desde hace mucho tiempo. He podido viajar muchas veces a Italia y cada vez he probado sus vinos: Chianti Classico, Brunello di Montalcino, Barolo o Barbaresco, pequeñas bodegas en Friuli Venezia Giulia y algunos vinos sicilianos muy interesantes. Tú que me lees ya sabes que me gustan los vinos potentes y la Toscana es uno de mis lugares favoritos para ello. He disfrutado muchas botellas de vinos de la Toscana. Además de los ya mencionados, también Morellino di Scansano, Rosso di Montepulciano, etc. Pero entre ellos, hay un estilo de vino que me encanta. No son vinos fáciles de beber, sobre todo por su precio, pero los vinos conocidos como Supertoscanos son simplemente geniales. Son vinos fuera de las normas de las DOC, normalmente empleando uvas no permitidas por las reglas o porque hacen cosas por su cuenta. Hace unos meses hablamos de una cata de vinos elaborados por Tenuta di Biserno, otra de las bodegas de esta zona. Quedé impresionado por sus vinos y también por una botella de Tignanello que disfruté hace algunos años.

Hay un vino Supertoscano por el que me muero de gusto: Sassicaia. Es uno de esos vinos que cada vez que lo veo en una tienda de vinos me quiero llevar una caja a casa. Sassicaia es uno de esos vinos emblemáticos e icónicos que mejor representan este estilo. La bodega que lo elabora es Tenuta San Guido, nombrada así por San Guido della Gherardesca, quien vivió durante el siglo XI. La bodega se encuentra en la costa del Mar Tirreno, en Bolgheri, entre Livorno y Grosseto, en la Maremma, una zona que se hizo famosa por el Premio Nobel italiano Giosuè Carducci, y se extiende 13 kilómetros desde el mar a las colinas.

Tenuta San Guido ha obtenido su propia DOC: DOC Bolgheri Sassicaia, la primera y hasta ahora única bodega en Italia que tiene dicho estatus. Dentro de la finca de Tenuta San Guido hay algunos edificios históricos: entre ellos, el Castiglioncello di Bolgheri y el Oratorio de San Guido. Se cree que el primero de ellos fue construido alrededor del año 780. El Oratorio fue construido por Simone Maria della Gherardesca en 1703 en honor de San Guido della Gherardesca.

Hablaremos ahora de los vinos que producen, pero primero tenemos que mencionar que tradicionalmente en los vinos toscanos se usaba la uva Sangiovese y también Trebbiano, Ciliegiolo, Colorino, Malvasia y en menor medida la Nebbiolo. Hace años se produjo un gran cambio cuando decidieron empezar a utilizar Cabernet Sauvignon debido a que el suelo era similar al de la zona de Graves en Burdeos. Así, nació Sassicaia, aunque en sus inicios era un vino no muy bien apreciado, por lo que principalmente se dedicaba al consumo familiar. Pasado un tiempo, el vino que se mantenía guardado empezó a mostrar su carácter y su complejidad. Años más tarde, en 1968, comenzó a ser comercializado. En los siguientes años, la bodega fue trasladada a un lugar con una temperatura más controlada, con tanques de fermentación de acero inoxidable que sustituyeron a las cubas de madera usadas hasta entonces y se introdujeron barricas de roble francés en el proceso de envejecimiento.

Los viñedos de Sassicaia están plantados en parcelas con diferentes características, muy ricas en piedra caliza, rocas y arcilla. Su altitud está entre 100 y 380 metros con una exposición oeste/sudoeste. El coupage de Sassicaia es Cabernet Sauvignon 85% y Cabernet Franc 15%. El vino envejece en barricas de roble francés durante 24 meses.

El segundo vino de Tenuta San Guido es Guidalberto (Toscana IGT). Fue creado en el año 2000 como un vino al que se añadiría Merlot en su coupage y también como un vino que pudiera disfrutarse más joven que el Sassicaia. Guidalberto se hace con Cabernet Sauvignon 60% y Merlot 40%. Los viñedos son los mismos que Sassicaia. Las viñas son más jóvenes que las que se usan para hacer el Sassicaia pero están en el mismo viñedo y también se manejan en pequeñas parcelas. El proceso de envejecimiento se realiza en barricas francesas y americanas durante un período de 15 meses.

En 2002 se introdujo otro vino, este con Sangiovese en su elaboración. Le Difese (Toscana IGT) es Cabernet Sauvignon 70% y Sangiovese 30%. Envejece durante 12 meses en barricas de roble francés y americano y otros tres meses en botella.

Pronto hablaremos con el enólogo de Tenuta San Guido sobre la elaboración de sus vinos y la creación de un icono como Sassiacaia.