En Salamanca se hace vino. Hay mucha gente que no lo sabe, que fuera de los sitios esos de toda la vida cree que no hay vino, y menos en Salamanca, pero lo cierto es que es una zona donde se hacen buenos vinos y muchos elaborados con la variedad Rufete. Es una variedad que ya hemos probado en algunos vinos y que ofrece un buen resultado. Otra prueba de ello la hemos encontrado recientemente en un productor y un vino que hemos elegido como excusa para hablar de ella. Él es Nacho Jiménez, y su vino es Tragaldabas, elaborado por Mandrágora Vinos, DO Sierra de Salamanca, del que hemos tenido la oportunidad de catar la añada 2014.

Coincidimos con Nacho haciendo una visita a la bodega de Bárbara Palacios en Briones, donde está colaborando con Javier García (4Monos Viticultores) y con Carlos Sánchez (Las Bacantes) en un nuevo proyecto en Rioja llamado 3Viñerones. Porque Nacho es de esos enólogos/viticultores que hacen vinos en varios sitios. En sus inicios, y como curiosidad, Nacho coincidió trabajando con Philippe Cesco (La ruta del vino, Santander) y previamente había coincidido con Germán R. Blanco (Quinta Milú) en Lavinia Madrid. Qué pequeño es el mundo del vino, que tantas personas pueden coincidir de esta manera.

En Lavinia Nacho también coincidió con César Ruiz y Flequi Berruti, con quienes acabó trabajando en Alma Vinos Únicos en el año 2007 y donde a día de hoy sigue haciéndolo. Posteriormente fundaron LaTintoreria, una tienda donde venden los vinos que les gustan.

Nacho es un enólogo volante, como hemos comentado, pero no de los que pone su talento al servicio de diferentes bodegas sino de los que hace vinos allí donde le parece que puede conseguir algo interesante. Aparte del proyecto de Tragaldabas en Salamanca y del de 3Viñerones en la Rioja, Nacho ha hecho vino en la zona de Cebreros, Ávila, donde en 2010 junto con César y Flequi tuvieron una colaboración con Raúl Pérez creando Le Batard y Vino de Familia. Desde 2015 las parcelas con orientación norte y suelos de granito de donde salen estos vinos son de su propiedad. La primera añada de Vino de Familia fue 2011 a la que en 2013 siguió Le Batard. Ambos vinos son Garnacha y aunque las parcelas están en Cebreros los vinos se elaboran en el Bierzo. Entre ambos suman 3.000 botellas al año.

Hablábamos antes del proyecto de Mandrágora Vinos. Éste comenzó en 2012, junto con César y dos compañeras suyas de Alma, Rebeca y Silvia. Tragaldabas es el primer vino que elaboran desde la añada 2012 a base de Rufete con un porcentaje muy pequeño de la uva local Aragonés, en torno al 3%. Han añadido ahora otro vino llamado Molinillo (con el mismo ensamblaje que Tragaldabas), un vino procedente del pueblo donde trabajan las viñas.

Al año siguiente de Mandrágora Nacho comenzó a elaborar también un Albariño en Rías Baixas, Alalá, que hace junto a Rosa Pedrosa bajo el nombre de Narupa Vinos, y del que producen unas 3.000-4.000 botellas por añada.

En 2014 Nacho arrancó otro proyecto más, Vinos a Tresbolillo, vinos básicos pero bien elaborados. La peculiaridad de estos vinos es que hace la mezcla pero no los elabora, no interviene de primera mano. Cada uno de ellos lo hace en colaboración con el enólogo o enóloga de la bodega. Tresbolillo Trompo, un DO Ribera del Duero elaborado en Gumiel de Mercado (Burgos), Tresbolillo Tirachinas (DO Bierzo elaborado junto con Raúl Pérez en Valtuille de Abajo (León) y Tresbolillo Canicas (un Albariño de Salnes elaborado junto con Rosa Pedrosa) son los tres vinos que hace. El perfil de estos vinos es buscar una gama más sencilla

Antes hablábamos de 3Viñerones. Elaborado en Briones, los tres enólogos elaboran unas 2.300 botellas de este Tempranillo que echó a andar con la añada 2015.

Pronto hablaremos con Nacho acerca de sus proyectos y su filosofía vinícola.

Fotos (c) Nacho Jiménez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.