Tú que me lees ya sabes que me gusta mucho el vino. Pero no para beber así sin más, sino como algo más profundo. Así, hacía tiempo que tenía ganas de aumentar mi conocimiento acerca del vino y decidí hacer un curso. Después de mucho buscar y preguntar, me hablaron de la formación del Wine and Spirits Education Trust (WSET) (www.wsetglobal.com, @wsetglobal) una academia británica que imparte formación en más de 130 países. No lo hacen de manera directa sino licenciando a diferentes academias en cada uno de esos países. En España hay unas 6 en varias ciudades que imparten los tres niveles de que consta la titulación. Luego es la propia institución británica quien imparte el cuarto nivel, el Wine Diploma.

Mirado calendarios y diferentes sitios, encontré una academia en Italia, Wine Academy Italia (www.wineacademyitalia.com, @WineAcademyIT) que imparte los cursos en bodegas, y buscando en su web vi que hacían uno en Serego Alighieri, un hotel/bodega situado en el corazón de la Valpolicella Classico, una de las zonas vinícolas más importantes de Italia, donde entre otros se elaboran los vinos Amarone. Esta bodega, fundada por los descendientes de Dante Alighieri, pertenece a Masi Estate Wines, una de las mejores bodegas de la zona.

Así que puse rumbo a Italia para hacer mi curso, el nivel 2 de WSET.

El curso merece mucho la pena. Durante ocho largas sesiones se aprende mucho sobre el vino. Hay una parte teórica en la que se estudia acerca de su elaboración, características, regiones vinícolas del mundo, etc. En la parte práctica se aprende a catar vino. Como es lógico, se catan espumosos, blancos, rosados, tintos y dulces. En el caso del curso que he hecho catamos 48 vinos en total, repartidos en sesiones de 6 vinos cada una. A veces cuesta ponerse a ello, sobre todo cuando se empieza a las 09:30 horas con la teoría y una hora más tarde hay que empezar a catar. Eso sí, de tragar el vino nada, que sino no hay cuerpo que lo aguante. Durante la comida fue otra cosa. Al estar en Masi, el primer día catamos dos vinos de la propia bodega Serego Alghieri. El segundo dos vinos de Masi, el tercero, dos vinos de Masi que se elaboran en una bodega que tienen en Argentina. Eso sí, entre los de la mañana y los de la tarde, el cuerpo no daba para beber mucho vino en la comida.

La idea detrás de las catas es probar vinos de todas las denominaciones posibles, países, regiones vinícolas, variedades y tipos de elaboración. Se aprende también a hacer una nota de cata, pero sobre todo a poder distinguir el origen del vino por sus características, es decir, identificar de donde puede ser el vino basándote en ciertas particularidades que identificas al catarlo. Y también se aprende a intentar superar una cata a ciegas. Algo que Jean Marcos hace mucho y siempre me deja en evidencia.

Como he comentado, el curso fue en Serego Alighieri, y como es lógico y ya lo sabes, escribiré tanto sobre ellos como sobre Masi, bodega que visitamos durante el curso.

En las fotos de abajo podrás ver todos los vinos de catamos, excepto un Oporto Late Bottled Vintage 2011 de Ferreira que se movió y no entró en la foto.

El curso terminó con un examen tipo test de 50 preguntas. Para aprobar hay que acertar al menos 28 de ellas. En dos semanas sabré la nota. Y si lo apruebo, el año que viene me espera el nivel 3. Una semana en una bodega de Sicilia es mi destino elegido para hacerlo. Hay que ver lo que se sufre con esto de estudiar.